En la vieja Grecia vivía Demóstenes, un niño que tartamudeaba, pero que soñaba con ser un gran orador.

En la vieja Grecia vivía Demóstenes, un niño que tartamudeaba, pero que soñaba con ser un gran orador.

Category : Reflexiones

En la escuela, cuando le tocaba pasar al frente a exponer algún tema de investigación sus compañeros solían reírse, pues repetía como diez veces la misma frase. Sin embargo, Demóstenes sabía que la perseverancia y la confianza en sí mismo le ayudarían a desarrollar el arte del buen hablar.

Cuando él comentaba su sueño, sus familiares y amigos le sugerían que mejor identificara alguna otra aptitud con la que pudiera destacar. Pero él permanecía convencido que lo suyo era la oratoria y que aunque le costara, lo lograría.

Éste en su juventud contemplaba con admiración y mucha atención a los oradores y filósofos más reconocidos como Platón para aprender de ellos. Además, siempre se decía: “Todo es posible, sólo debo trabajar en mi estilo”.

Un día preparó su discurso y se presentó en una plaza. A la tercera frase fue interrumpido por las críticas y burlas que le decían que pusiera más aire en sus pulmones que en su cerebro. Demóstenes no tomó esto como insulto, ni como un fracaso, al contrario siguió creyendo que tenía que seguir practicando hasta lograr su objetivo.

Durante los atardeceres corría por la playa, gritándole al sol con todas sus fuerzas para ejercitar sus pulmones. Por la noche se llenaba la boca de piedras y se ponía un cuchillo afi lado entre los dientes para forzarse a

hablar sin tartamudear. También se paraba varias horas seguidas frente al espejo para mejorar su postura, controlar

sus gestos y su forma de articular las palabras.

Así pasaron años hasta que un buen día se presentó ante una asamblea, donde defendió con admirable elocuencia a un hombre al que sus hijos le estaban robando sus bienes. No

sólo ayudó a esta persona, sino que logró el reconocimiento

de todos con su discurso tan coherente y persuasivo.

Demóstenes demostró al mundo que el fracaso no es más que una idea que está en nuestra cabeza y que el éxito es posible siempre y cuando creamos en nosotros mismos y seamos capaces de perseverar y trabajar por conseguir

nuestros más grandes sueños. Así que ya lo sabés, de vos depende alcanzar tus propósitos.


About Author

Santiago Antinogene

Es Muy Difícil Escribir Sobre Uno Mismo, Es Preferible Que Vos Saques Tus Propias Conclusiones, Se Que No Somos Moneda De Oro Para Caerle Bien A Todo El Mundo Y Es Muy Probable Que Haya Gente En Este Mundo Que Me Ame Y Otra Que Me Odie, Pero De Lo Que Estoy Seguro, Que Voy A Dar Lo Mejor De Mi Para Que Pueda Sumarte Valor

Leave a Reply

Próximas Conferencias

Mayo

Reservado para tu empresa, Contactame

Junio

Reservado para tu empresa, Contactame

Julio

Reservado para tu empresa, Contactame

Búsqueda:


x

Te podría interesar:

El Obstáculo Es El Camino
Hoy Cuando estuve de visitas nuevamente en el Templo Bahai, lugar que me encanta, lleno de paz, aproveche para hacer un vídeo nuevo para el canal...
Charlas En Colegios Para Alumnos y Apoderados
Acá En Chile, Hermoso País En El que Vivo Hace Ya 5 años y Un Par de meses. Encuentro de Vital Importancia que se Puedan Brindar Charlas para Al...
Gana el Que Tiene Ganas
No Es Una Cuestión de Suerte Únicamente, Porque Siempre La Suerte Tiene que Estar De Nuestro Lado, Pero Aparte de La Suerte Tienen que Estar Las ...
powered by RelatedPosts
Whatsapp
X
Compartir
Compartir9
Twittear
Pin
+1
9 Compartir